Cómo narices captar la atención de tu cliente potencial en tu web, y hacer que te compre o te llame o lo que tú quieras

Y dejar de perder tiempo y dinero sin obtener los resultados esperados

¿Te parece exagerado el titular? 

No lo es.

Ni tampoco pienses que es solo para seres extraordinarios de un mundo inalcanzable.

Eso sí, es para gente con ganas de hacer crecer su negocio y con personalidad propia. Aunque eso signifique romper con lo que hace la mayoría.

Los que se interesan más por los logos, las fotos, el precio y los colores de su web. Los que describen de forma técnica (y aséptica) sus productos, equipos y servicios. No son esa gente.

Antes un breve relato del que se sacan dos ideas clave para vender

La primera farmacia en la que trabajé era impresionantemente grande.

Imagina un local que debía tener unos 1000 metros cuadrados divididos en dos pisos. A ver, las medidas son invetadas. Lo que quiero decir es que era enorme, para poner un supermercado grande.

Daba a tres calles y el exterior era toda una cristalera. La zona de farmacia en realidad, debía ocupar una décima parte de todo el espacio. Supongo que equipar un espacio así desde el principio no es nada fácil. 

Y se encontraba en una avenida ancha y luminosa.

No digo el nombre por mantener un poco la privacidad. Aunque si eres de Madrid, con lo que cuento casi seguro que puedes imaginar qué zona es.

Era un barrio reformado lleno de pisos nuevos. Cuando fui a hacer la entrevista con el titular, casi tan joven como yo por aquellas, me pareció un sitio tranquilo, magnífico para empezar a trabajar. 

Para colmo me dijo que estaba empezando y quería crecer y formar equipo…

Llegados a ese punto, tenía una sonrisa de oreja a oreja, estaba convencida. ¡Se parte!

El primer día mi jefe me explicó el cierre, las luces, el programa que utilizaban y cómo hacer la caja.

A partir del segundo día, ya me dejó sola. Completamente.

Al tercer día empecé a darme cuenta de que el barrio era otra cosa muy distinta a lo que había imaginado.

Un antiguo barrio de chabolas (hasta hace dos días como aquel que dice), centro neurálgico de heroína en los años 80 y con la chatarra como fuente principal de economía.

Bueno, y otros chanchullos que desconozco. Lo sé porque los veía a través de la cristalera y de vez en cuando, entraban para que comprobara con mi maquinita si los billetes, de esos morados y naranjas, eran reales o falsos.

La imagen del barrio había cambiado, el alma no tanto. Hace mucho que no paso, no sé cómo estará.

Parece mentira, pero en los pocos minutos que pasé allí el día que me presenté, mi cerebro formó una imagen espectacular de mi futuro trabajo. Parecía buenísimo. Con eso me bastaba. Quería empezar a trabajar allí.

¿Qué pasó después?

Hice mis 6 meses de contrato y aprendí lo que no está escrito. Tanto de la farmacia como de gestionar la clientela. 

En el Colegio de Farmacéuticos creo que me acabaron conociendo porque llamaba cada semana con alguna historia. Al menos al principio. Muy majos por cierto.

Y de la gente qué decir. Intentaba encontrar su punto flaco para empatizar con ellos. No los quería de enemigos… Al final, la mayoría de mis recuerdos de este primer trabajo son de risa y no tienen desperdicio. Otros no tanto.

 

De esta experiencia quedan claras dos cosas. Con el tiempo he entendido que son básicas para que vaya bien un negocio, cualquiera que sea.

La primera cosa es que es más importante parecer bueno que serlo. 

A mí me pareció un trabajo casi perfecto y acepté sin muchos rodeos.

Todo el mundo sabe que en salud es imprescindible parecer un buen profesional para que confíen en ti. Si no lo pareces, mal vamos.

La otra cosa es que “la emoción es lo que compra, mientras que la lógica sólo justifica”.

Esto no lo digo yo, lo dice Joseph Sugarman (un referente del marketing, por cierto, sin ningún título de marketing).

Y desde luego, lo que hizo que empezara en la farmacia sin preguntar mucho, fue lo que sentí al imaginar mi vida trabajando ahí.

Si quieres que un potencial cliente pase a ser cliente, asegúrate de que visualice muy bien cómo tu producto o servicio puede mejorar su vida. De esta forma, él mismo llega a la conclusión que tú eres la solución. No hay que convencerlo.

Hay que saber esto: reaccionamos cuando algo nos agita por dentro.

Si no, el “tengo que hacer ejercicio porque es sano” bastaría para ir al gimnasio. Sin embargo, uno no se mueve hasta que siente el miedo de quedarse en bañador con la piel blanca y blandita delante de los demás.

 

Por eso un texto cualquiera o un copywriting del montón (“cuidamos de tu salud”, “tu salud en buenas manos”…) no dicen nada. No provoca ni frío ni calor al lector y no se convierte en cliente.

¿Para qué quieres mejorar el SEO y atraer más público a tu web si llegan y no hacen nada?

Con un ejemplo se ve mejor.

Un anuncio cualquiera con un copywriting que se encuentra en cualquier sitio.

PILATES TERAPÉUTICO: ¡Actívate!, espaldas sanas, conoce y cuida tu cuerpo.

Ahora mira con copywriting del que se ve poco.

¿Te gustaría estar más ágil y no sentir que tu cuerpo se queja con cada movimiento?

Cuando practicas PILATES TERAPÉUTICO con nosotros, sientes como poco a poco desaparece incluso ese dolor de espalda que te amarga el día desde que te levantas. Con el tiempo podrás hasta olvidarte de los antidoloríficos.

Desde el principio te sientes con más energía.

Empieza a dominar tu cuerpo, y no él a ti. 

Lo que quiero decir es, que puedes redactar los textos de tu web diciendo las cosas de la misma forma que el resto. El potencial cliente echa un vistazo, ve el típico rollo y sigue su investigación con otras 10 webs más. Al final no entiende en qué te diferencias del resto, no sabe bien lo que hacer, mira precios, ofertas…

O puedes usar el copywriting para:

  • Diferenciarte de la competencia porque hablas con voz propia (y no copiando).
  • Empatizar con tu futuro paciente o cliente porque lo conoces.
  • Y aumentar el valor percibido de tu producto o servicio sin necesidad de hacer descuentos (que no son otra cosa que hacer creer al comprador que se lleva algo de más valor a un precio inferior).

¿Y sabes lo que consigues con esto?

Captar la atención de tu lector y hacer que siga leyendo porque se siente identificado. Estás hablando de lo que le interesa. Tú entiendes sus necesidades y te lee con atención. Y es capaz de visualizar tan bien los beneficios que le ofreces, que le entran ganas de comprarte o llamarte para pedir cita o lo que quieras.

Sin una comunicación clara, sencilla y persuasiva, tú pierdes clientes y mucha gente pierde la oportunidad de beneficiarse de lo que ofreces.

¿Qué ofrezco yo que pueda ser muy útil para ti?

COPYWRITING – WEB

Bastan pocos segundos para que un usuario entre en una web, eche un vistazo y se vaya por donde ha venido si no ha encontrado nada de su interés. 

Es lógico.

Captar la atención y mantener el interés es fundamental para convertir a ese lector en cliente.

Para eso estudio tu negocio y tu cliente potencial. También estudio tu forma de comunicar para que tu página web sea tuya, con tu voz, única e inconfundible.

Y después escribo.

Copy para web: página de inicio, home, sobre nosotros, página de servicios, carta de ventas, página de captación, email marketing.

REDACCIÓN COPY SEO

El SEO es útil y hay que cuidarlo pero…

¿De qué te sirve tener mucho tráfico si los textos no convierten?

Es una disciplina muy cambiante. Lo que ahora gusta a Google, mañana puede que no.

Por eso, no solo es importante tener en cuenta el SEO, sino también la calidad del texto. Que guste y enganche al lector.

Yo lo hago por ti.

  • Blog. Sirve para atraer, informar y también para madurar al potencial cliente.
  • Fichas de producto. Poca importancia se les da aún siendo el paso previo y crucial antes del botón de compra.

CONSULTORÍA – COPY

Quizás ya tienes los textos escritos y la estrategia definida. No necesitas que otro lo haga por ti.

Solamente te gustaría consultar algunos puntos. Que alguien te oriente en ciertas cosas.

Concretamos un día que nos vaya bien para hablar un par de horas. Por Zoom, por teléfono. Lo que elijamos.

Me haces tus preguntas, te digo mis sugerencias. En un par de días te envío un documento con las explicaciones más detalladas.

No reescribo textos. Solo puntualizo y sugiero cambios y mejoras.

Después de un mes o mes y medio nos volvemos a reunir para ver cómo está funcionando.

Y dicho todo esto, si estás interesado en pedir información, lee antes con quién trabajo yo para ver si encajas.

Primero, trabajo sólo en el sector salud. Negocios físicos con presencia online como farmacias, médicos, clínicas, centros de fisioterapia, ortopedias, dentistas, podólogos… a quienes ayudo también con su estrategia online a nivel local.

O negocios con sólo venta online como marcas con sus propios productos, o parafarmacias ecommerce…

Segundo y más importante, gente que cree en su negocio y en lo que ofrece (de verdad). Que está dispuesta a hacer las cosas bien, aunque esto suponga no hacerlo como la mayoría. Que confíe en mi trabajo con la misma intensidad que quiere que sus clientes confíen en el suyo. Y algo que en un principio me parecía absurdo decir pero luego he visto que no lo es tanto, trabajo solo con gente formal. Es decir, que cumple con lo que se compromete. Una de las cosas que menos me gustan es perder el tiempo. El tiempo perdido no se recupera…

Y por último. Mis precios no son una ganga. Es la justa inversión de dinero que merece este servicio. Si estás de acuerdo te podré ayudar. Sino, no. Tampoco puedo hacerlo si necesitas el trabajo para ya. Hacerlo bien lleva su tiempo.

Si estás interesado en alguno de mis servicios, rellena el formulario. Te responderé en 1-2 días laborales.

¿Qué pasa una vez me envíes el formulario?

  1. Recibo en mi correo la información que has rellenado en el formulario. Con esa info valoro si podemos trabajar juntos o no.
  2. En cualquier caso, te respondo en 1-2 días laborables.
  3. Si veo que puedo ayudarte, nos ponemos en contacto para concretar más el trabajo y las fechas. Después te paso un presupuesto detallado con plannig de tiempo y todo.
  4. Si aceptas el presupuesto, debes abonar el 50% para que empiece el engranaje a funcionar.
  5. Lo primero de todo, te envío una encuesta para recabar información acerca de tu negocio, tus productos y tu cliente ideal. En este paso te toca trabajar a ti. Piensa que son los cimientos de todo el trabajo. El cariño invertido aquí es crucial.
  6. Nos reunimos en la fecha acordada para completar esa información lo mejor posible. 
  7. Continúo mi trabajo de forma más independiente. Y te mantengo al tanto períodicamente de la evolución.
  8. Te hago las entregas en las fechas pactadas para que revises los textos y ajustemos todo bien.
  9. Cuando des el OK a todo, solo falta pagar el 50% restante.
  10. Te paso los textos definitivos, listos para publicarlos en el blog o en tu página web y que empiecen a funcionar.

Veo las cosas así. Tú tienes un negocio de salud y quieres aumentar tus beneficios trabajando con alguien en quien confíes.

No tengas duda de que no sé todo lo que hay que saber, porque cada día aprendo algo.

Tampoco dudes de que sé mucho más de escritura persuasiva y estrategia online que la mayoría de profesionales de la salud. Y más de salud, nomenclatura y claims aceptados por la legislación, que la inmensa mayoría de los que se dedican al marketing digital. 

Y por último, piensa que si en estos momentos tienes ganas de contratar mis servicios, quiere decir que estás sintiendo lo que tú quieres que sientan tus clientes. 

Eso sí, la decisión final es tuya.

Sí, no me limito a escribir y adiós muy buenas. Quiero saber que lo que hago funciona. Esto no sé si es por ser una profesional competente, porque soy un poco orgullosa o por ambas cosas.

Va a depender del trabajo que hagamos, porque los textos no tienen todos el mismo peso.

Además te digo una cosa, cuanto mejor te vaya a ti y más feliz estés conmigo, más clientes y más gano yo.

Yo considero que el tiempo que trae resultados no es robado, es invertido. 

Respondiendo a tu pregunta, sí, vamos a emplear tiempo juntos. El “cuánto” depende de los servicios que necesites.

Lo que puedo decir con seguridad es que será concretado para poder organizar nuestras agendas. Y como sólo trabajo con gente formal, no habrá problemas de retrasos, de saber cuándo empieza pero no cuándo acaba, o cosas del estilo.

Scroll al inicio